A don Gonzalo lo tumbaron

Texto: Laura Ramos y Diego Pedraza
ilustración: Angélica Correa Osorio

Contra toda forma de opresión, hasta la simbólica. Eso quisieron decir los enviados del pueblo Misak al derribar el monumento a Gonzalo Jiménez de Quesada en el centro de Bogotá. Y fue la corrección de la historia, la subversión del relato oficial.

La batalla por el puente

Texto: Camilo Alzate
Fotos: Victor Galeano

En el extremo norte del Valle del Cauca, el puente que conecta con la montaña cafetera ha sido el lugar de disputa entre manifestantes y fuerza pública. La resistencia ciudadana no ha perdido la moral y la fuerza pública cuenta victorias momentáneas.

Falta otro en el barrio Una charla con Leonard Rentería

Texto: Felipe Marroquín
ilustración: Ángel Balanta

Vivir en el extremo de la indignación. Respirar el oxidado aire de la zozobra. Estar dispuesto a denunciar que la comodidad de los otros es a costa de la opresión suya y de su gente. Levantar la voz en el puerto de Buenaventura es un acto de coraje y resistencia.

Ofelia

Texto: Paula Vásquez
ilustración: Fernanda Otálvaro

La abuela como figura tutelar. La abuela como luz y látigo. ¿Cómo se tramitan los reclamos luego de que la matriarca ha muerto? En la siguiente historia, la autora concilia sus emociones entre lo que fue y lo que ha quedado.

Estaciones bogotanas de un largo viaje a pie

Texto: Javier Morales Cifuentes
ilustración: Maria José Porras Sepúlveda

Tantos venezolanos han huido de su país que ya son paisaje en carreteras y ciudades colombianas. La solidaridad es la cuota mínima de humanidad y en la entrada norte de Bogotá no falta gente que dé la mano.

El lugar de las mujeres

Texto: Carolina Gómez Aguilar
ilustración: Ema Villalba

El feminismo nos ha permitido reconocernos en lo bueno y lo malo, en las capacidades que tenemos y en lo vulnerables que estamos en la mayoría de los contextos. Pero, ¿cuándo dejaremos de ser víctimas en espacios académicos y laborales?

Calma y odio, vía Twitter

Texto: Juliana Cardona
ilustración: Maria José Porras Sepúlveda

Cada vez que alguien se expresa en redes sociales a favor o en contra de las fuerzas políticas que controlan nuestro país, recibe una cascada de reacciones virulentas que solo revelan el veneno que habita en esta sociedad.