La otra cara de la moneda

Fernanda Pineda

La otra cara de la moneda

Ante la inminente deforestación que arrasa la Amazonía para darle vía libre a la ganadería extensiva, los frutos amazónicos como el asaí, el arazá, el copoazú, entre otros, se han convertido en la otra cara de la moneda, una ventana a un nuevo escenario de economías sostenibles que dan esperanza a los bosques húmedos.

      En las selvas del Guaviare, la comunidad Nukak Makú juega un papel primordial en la salvaguarda de una tradición. Se dice que son la ultima comunidad nómada contactada en Colombia. Por ser cazadores y recolectores, aprenden desde niños a escalar hasta las copas de las palmas, habilidad que los ha convertido en recolectores fundamentales de estos frutos. Ellos, que son una de las comunidades indígenas más azotadas y diezmadas por causa del conflicto armado colombiano, han encontrado en este mercado la oportunidad de generar ingresos propios.

      Carlos y Marta van a esta faena junto con un grupo de compañeros. Él tiene 45 años y ella 35; son padres de seis hijos. Él recorre la selva cada tanto en busca de palmas con frutos maduros. Con un grito le avisa a los demás que ha encontrado alguna bien cargada y empieza a escalarla. Debe subir no menos de 14 metros para alcanzar los racimos. Abajo, Marta junto con las otras mujeres recibe los racimos y los desgrana. Luego empacan los frutos sueltos y se los venden a empresas locales que han encontrado canales de distribución en mercados nacionales e internacionales.

        Según estos Nukak hay una gran demanda por estos frutos. Es un mercado que se está convirtiendo en fuerte contrapeso de las economías ilegales —coca, maderas finas y oro— que han caracterizado desde hace años a este sector de la Amazonía. Lo único que sigue pendiente para esta comunidad originaria es lograr una cadena de comercio en la que puedan mejorar sus ingresos equilibrando la intermediación de la venta final.

       En todo caso, el mensaje es que la selva es más rentable viva. Conservar y proteger es el camino en el que todos ganan

Los frutos amazónicos como el asaí, el arazá, el copoazú, entre otros, se han convertido en la otra cara de la monedaa”.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter

Lo más leido

Shopping Basket