Los 12 de punta del este
Buenaventura, Colombia. El puerto y la ciudad emergen descritos en una serie de viñetas con primeros planos y planos generales: buques, contenedores, casas de palafito muy pobres, edificios altos pero feos, paredes manchadas de moho negro, de humedad, avisos en desorden de ferreterías, residencias, restaurantes. Taxis, motos, busetas repletas de gente, jeeps de marca Carpati. Y muchos camioneros que cruzan por la Avenida Simón Bolívar y el Puente del Piñal entre vendedoras de chontaduro y hombres muecos que toman viche y juegan dominó en alguna esquina.


Entrar
Gané, compa… Para la potencia, para las defensas, para la vitamina… Eh, chontaduros R obert, ¿ya avisaron si va a haber descar - ga en el puerto? Nada, manito Mi Buenaventura y caney A la orden el camarón fresco, a la orden... Cocadaaaaaas, llevo las coca - ditaaaas Negocios son negocios Por supuesto El mar da, pero también quita. Ya no se coge nada Muchachos ya casi llega la Semana Santa y no hemos ensayado bien el baile de los matachines. Eso no es lío, kinky, nos ponemos finos a darle por las noches hasta que esté listo. Ayy, kinky, mano, uno anda en el rebusque, que rebusque un peso por aquí, que consiga pa’l mer - cado por allá, a qué hora va uno a ensayar¿decime, kinky? Si quiere... Amigo ¿y usted me lleva? V oy a ver quiénes se apuntan. P or el río Dagua, donde ustedes fueron a jugar la semana pasada. Nosotros los llevamos. Once, para que quede el equipo completo. V amo’ a hacerle mano, ¿dónde es? Oiga compa, necesitamos varios pelados para jugar un picadito, hay doscientos mil pesos para el equipo ganador del partido.